Sin incidentes reportados por tuxtepecanos en traslados del penal de Ixcotel

Hasta el momento, no se ha presentado algún incidente o anomalía, por parte de familiares de internos de origen Tuxtepecano, en el penal de Santa María Ixcotel, tras 59 años de funcionamiento, el cual se encontraba en muy malas condiciones de infraestructura y en el cual, se reportaron durante años fugas, fiestas internas hasta con presencia de grupos internacionales y motines, siendo el más sangriento el del 17 de marzo de 1997.

“LZM”, madre de un joven interno, de origen tuxtepecano, por un delito sexual, narró en exclusiva para revista Radar y de forma anónima:

“El traslado de mi hijo se dio sin abuso a sus derechos humanos y sin golpes o prepotencia por parte de las corporaciones policiacas. Él solamente obedeció órdenes, en el operativo del domingo a las once de la noche. A las cuatro de la mañana ya sabíamos que estaba con bien en el penal de Tanivet”, señaló.

“A todos los familiares nos avisaron que tenemos que ir por sus pertenencias, solamente se llevaron al penal de Miahuatlán a los vinculados a homicidios. En un rato hicieron todo, tumbaron una barda y por allí sacaron a los reos en autobuses de seguridad”, relató.

“Todavía no logro hablar con mi hijo, pero sé que está bien, confío en Dios, pero además el penal estaba muy mal, con otro temblor y se venía abajo”, agregó.

Su hijo le relató en broma que pidió ventanilla, no podían siquiera ir viendo el exterior durante el traslado.

Mencionó la mamá, que hasta el momento desconoce de otro caso de algún tuxtepecano, porque cada familiar ve por lo suyo, pero no se han escuchado de abusos en el operativo y todo fue rápido y con altas normas de seguridad.

En total, de acuerdo con información de seguridad pública, fueron 906 reos los que fueron trasladados a San Francisco de Tanivet, en Tlacolula; Miaguatlán de Porfirio Díaz, en la Sierra Sur y en la Villa de Etla, al poniente de la capital del estado.

La Guardia Nacional y la comandancia de la Octava Región Militar de Oaxaca se encargaron del traslado, con apoyo de la Defensoría de los Derechos Humanos de Oaxaca.

Comentarios