Proveniente de Otatitlán, Veracruz, el Cristo Negro arribó a Tuxtepec cerca de las ocho de la mañana, en un recorrido terrestre, en un tractor, ya que por la pandemia del Covid-19 y lo caudaloso del río Papaloapan, no fue posible llevarlo en balsa por las aguas del afluente.

Llegó a la comunidad tuxtepecana de Papaloapan y posteriormente cruzó por Santa Teresa hasta llegar por el puente vehicular de San Bartolo, al muro bulevar Francisco Fernández Arteaga.

Lo trasladaron a la catedral y de allí recorrió el muro donde los pobladores le pudieron por la salud de sus familias, el fin de la pandemia del Covid-19 y la inseguridad.

Luego llegó al bulevar Bicentenario para finalmente llegar al puente Caracol y tocar los puntos en suelo veracruzano de Santa Cruz, Cosamaloapan, Ciudad Alemán, Tlacojalpan y Chacaltianguis, para regresar a Otatitlán.

A continuación te dejamos con la siguiente galería fotográfica de su paso por esta tierra oaxaqueña.

Comentarios