Incertidumbre por Coronavirus para el evento Slow Food Madre Terra

Carlos Valis / Revista Radar

Tuxtepec, Oaxaca. – El representante del Baluarte Vainilla de la Chinantla, de Slow Food México, Arturo Elías García señaló que existe incertidumbre sobre la realización en octubre del evento Madre Terra que cada dos años se realiza en Turín, Italia, ya que este país fue uno de los más afectados por el Coronavirus.

El evento se programa para el mes de octubre y participan delegados de más de 80 países y es visitado por más de 300 mil personas y las cifras siempre van en aumento.

En el caso de México, en la edición pasada acudieron cerca de 40 personas a presentar los diferentes baluartes de comida orgánica de todo el país.

Se trata del evento internacional más grande dedicado al alimento, al medioambiente, a la agricultura y a las políticas alimentarias.

Para la edición 2020, Slow Food propone una nueva geografía del evento que se centra en los ecosistemas, con sus debilidades y sus posibles soluciones concretas con las que la red ya está experimentando en la otra punta del mundo.

En esta fase histórica en la que resurgen los nacionalismos y en las fronteras aparecen de nuevo muros y vallas punzantes, el espacio y los recorridos de visita estarán en el cartel de apertura y estarán organizados según las características ambientales del territorio, llevando a segundo plano los límites políticos en favor de los elementos físicos, ecológicos y culturales, entre los cuales la alimentación es el hilo conductor, desde su producción a la transformación artesanal hasta el plato ya cocinado.

Por lo tanto, ya no será la clásica subdivisión entre los expositores del Mercado Italiano y los del resto del mundo (y dentro de estos las regiones y los pueblos), sino un recorrido de visita que llevará al público a los espacios de diversos ecosistemas para explorar una nueva geografía alimentaria:

Las áreas de montañas y colinas, con sus productos y proyectos para el cuidado del territorio.

Las comunidades costeras y de agua interna, comprometidas con la protección de los mares, ríos, lagos, con la pesca sostenible y la lucha contra la contaminación.

El tejido urbano y su relación con el campo mediante huertos, mercados agrícolas y grupos de compra.

Las llanuras, donde la agroecología se propone como sistema para contrarrestar el monocultivo, la desertificación y la deforestación.

Comentarios