52987242_563694447461909_8213354603970822144_n

Claudia Regalado/Radar Noticias

Tuxtepec, Oax.-Con tan solo 23 años de edad, Yareli Norberto es una joven que se desempeña como mujer policía en el municipio de Tuxtepec.

Originaria de este municipio y con una fuente de inspiración, su hermano de 29 años de edad, ex militar, Yareli relata el gusto que desde muy pequeña tiene por el uniforme y el servir a la ciudadanía.

Con timidez y un poco nerviosa, Yareli platicó que fue ella misma quien solicitó informes en la comandancia de este municipio, entregó todos los requisitos y espero un tiempo, hasta que le llamaron, fue así como comenzó a tomar la capacitación correspondiente como defensa personal, reglamento, actividad física, son de los que más recuerda.

“Es rudo estar en una capacitación, te tratan parejo y no como mujer”, añadió; con tres años en la corporación policiaca realizando patrullaje y ahora como vigilante, ella explicó que algunas de las situaciones con las que se batalla como policía, es la detención de personas con exceso de bebidas embriagantes, “a veces se ponen muy difícil y hay que tener paciencia para tratarlos”, comentó.

Resaltó que sus padres no están muy de acuerdo con el oficio que desempeña, pues temen por su seguridad y también porque son muchas horas de trabajo, eso mismo hace que casi no los vea, sin embargo, ella, apuesta todo por sus padres, trabaja por y para ellos, para brindarles una mejor calidad de vida, son su mayor motivación.

Uno de los elementos que más le agradan a Yareli, es su uniforme, le guarda respeto y se siente muy contenta cuando los niños se acercan a saludarla y le dicen que quieren ser como ella, la llena de orgullo inspirar a otros.

Sin duda alguna lo mejor del trabajo que realiza, es estar cerca de la ciudadanía, brindarle seguridad, sobre todo si se trata de menores de edad.

“Como mujeres todas tenemos la capacidad de lograr nuestras metas, si alguien quiere ser policía, hágalo, no permitas que el machismo del sexo opuesto e inclusive las mujeres, te digan que no puedes ejercer este trabajo, al menos yo no permito que me digan no puedes, ¡claro que puedo!”, son las palabras de una joven con la firme convicción de servir a la ciudadanía.

Comentarios