Susana Arano/Radar Noticias 

Tuxtepec, Oax.- Lo barato a veces ale caro, pero con los bolsillos casi vacíos, más vale cumplir con la tradición que llegar a casa con las manos vacías. Por eso, la venta de rosas desde la calle son una alternativa.

“¡Están baratas!” “¡Se ven buenas!”, expresa un hombre a su mujer, quien ambas manos las mantiene ocupadas con bolsas de alimentos y juguetes.

De Oaxaca, presumen las comerciantes sobre el pan. Dicen que sus roscas las trajeron desde San Antonino Castillo Velasco, en los Valles Centrales de Oaxaca, conurbado a la capital.

 En la vía pública, en el centro de la ciudad, las vendedoras mantienen una camioneta de redilas como el espacio de almacenamiento de cientos de roscas de reyes, que cumplen con el diseño tradicional.

El precio va de los 50 a los 200 pesos, de cinco a 15 muñequitos que representan el niño Jesús, o mejor, que representan dar los tamales para el próximo 2 de febrero, día de la Candelaria.

En las paneterías los anaqueles se llenan de roscas. Es el día de trabajo, pues esperan que mañana suban las ventas, así que deben surtirse para estar listos desde la primera hora.

Comentarios