Revista Radar

A casi un año de la inundación en Benemérito Juárez, Palogacho, ocurrida el pasado 4 de octubre del 2017, la reubicación para cerca de 40 familias no llegó.

Desde ese entonces, los afectados sólo han recibido por parte del gobierno estatal 10 láminas; el cemento prometido para la reconstrucción de sus casas tampoco ha llegado.

Ni siquiera, el gobierno del estado concretó la donación del terreno que la agente municipal, Mayra Sosa Cruz y su familia comprometieron para la reubicación de sus vecinos.

Sin embargo, el gobierno estatal trató de engañar a los afectados. En octubre pasado, la Comisión para la Regulación de la Tenencia de la Tierra Urbana del Estado de Oaxaca (Coreturo) entregó a las familias damnificadas supuestos certificados de posesión inmobiliaria para la reubicación y construcción de viviendas. Y de lo cual, la Revista Radar tiene documentos.

Hasta esta fecha, informó la agente de Benemérito Juárez, no existe ningún documento oficial, legal, de por medio que avale la donación de media hectárea. Desde el año pasado, el gobierno estatal no ha vuelto a poner interés en el tema.

Por esta inundación, la Secretaría de Gobernación emitió una declaratoria de emergencia, pero ni por eso la comunidad tuvo acceso a recursos federales para sus viviendas. Los blocks que se otorgaron a los damnificados fue por parte de la iniciativa privada.

La obra de Conagua sobre el arroyo fue un fracaso y el puente de metal que era provisional por tres meses ante el desgajamiento de la carretera federal Ciudad Alemán –Sayula, continúa en el lugar, en funciones.

Comentarios