-Falta de oportunidades y recursos para los vestuarios, lo llevan a cambiar de ruta

Carlos Valis/Revista Radar

Tuxtepec, Oaxaca.-El joven Lorenzo Daniel González, primer bailarín tuxtepecano de tap, informó en entrevista para Radar que ya dejó atrás esa etapa de su vida, para dedicarse actualmente al bordado de huipiles, otra forma de expresión artística, debido a la falta de apoyo en materia de cultura de todos los niveles de gobierno.

“Anteriormente era muy difícil acudir a concursos y eventos de danza por la falta de apoyos”, confesó.

Lorenzo Daniel ganó una competencia a nivel internacional, poniendo en alto el nombre de los tuxtepecanos.

En el 2008 se inscribió a una competencia del grupo Corpórea a nivel internacional, ganando medalla de bronce y en el 2009 ganó dos primeros lugares en un concurso interamericano.

El conocimiento del tap lo adquirió al radicar en el año 2006 en la ciudad de Puebla, donde ingresó al ballet de tap y danza irlandesa. Su primera presentación fue en octubre de ese año, en el teatro Clavijero. Fue parte también del afamado ballet Tochtepetl de la ciudad de Tuxtepec.

Coatzacoalcos, Veracruz, la Ciudad de México y Oaxaca de Juárez fueron parte de los escenarios más importantes que pisó en el país.

La enfermedad de su padre y problemas económicos lo orillaron a regresar a Tuxtepec y a trabajar ahora elaborando huipiles mazatecos, para delegación Flor de Piña del año 2011.

“Tengo una mini empresa llamada Pajarillos&Flores Artesanos, tengo mi grupo de bordadoras y en equipo hacemos huipiles y camisas también. Gracias a Dios tuvimos mucho éxito en el 2011 hicimos un huipil para una amiga y al año siguiente más chicas querían uno y fuimos creciendo y aprendiendo” señaló el artesano.

“Tuve que dejar el baile porque ya me absorbía este trabajo pero también me ha dejado grandes satisfacciones y tuve la oportunidad de bailar en la Guelaguetza oficial durante 3 años gracias a los bordados que realizamos” agregó. 

Esta es una historia de la falta de fomento cultural de las autoridades hacia las jóvenes promesas culturales y falta de visión y proyección a los talentos locales.

Comentarios